Suplementación preconceptiva vs prenatal: diferencias entre ellas

Hoy quiero hablarte de una duda muy frecuente que me encuentro en mi consulta de nutrición:

Suplementación preconceptiva y prenatal: ¿es lo mismo?

la pregunta del millón

Parece que la pregunta tiene trampa, pero no. Vamos a empezar explicando estos términos para poder diferenciar los objetivos de la suplementación en ambos casos:

La preconcepción es el periodo previo a la concepción o embarazo. En términos de suplementación nutricional, comprende desde mínimo los 3 meses previos a la búsqueda activa de embarazo, hasta el momento en el que conseguimos un test de embarazo positivo.

Y digo mínimo, porque es el tiempo que necesitamos para reducir algunos riesgos durante el embarazo, como son los defectos del tubo neural o patología materna, como preeclampsia, patología trombótica o depresión postparto. Si quieres profundizar sobre ello, en este artículo te hablo de la importancia del ácido fólico antes del embarazo.

Eso sí: hablamos de suplementación previa durante 3 meses cuando no hay déficits nutricionales previos. Si en esta etapa existen déficits nutricionales, primero se recomienda recuperar los déficits, y a partir de ahí, podremos enfocarnos en la preconcepción.

¿Qué suplementos necesitas durante la preconcepción? mínimo ácido fólico activo y yodo, pero en función de cada caso recomendamos otros nutrientes como vitaminas del grupo B, omega 3, antioxidantes o vitamina D. 

En mujeres sanas sin factores de riesgo para un déficit de ácido fólico, la dosis recomendada en preconcepción es de 400 mcg al día.

Si tienes antecedentes gestacionales o familiares de defectos del tubo neural, patología digestiva, diabetes pregestacional, una dieta pobre en verduras de hoja verde y legumbres o si tomas medicación antifolato, es muy importante que acudas a una consulta preconcepcional para que tu profesional de referencia, valore tus necesidades individuales.

En el caso del yodo, se recomienda como mínimo 150 mcg diarios, siendo idealmente 200 mcg una dosis compatible con la preconcepción, el embarazo y la lactancia materna.

La suplementación prenatal es aquella que tomamos estando embarazadas, aunque mi recomendación es iniciar esta suplementación desde el inicio de  la búsqueda activa. Es decir: una vez hemos revisado que no tengamos déficits nutricionales y hayamos tomado un suplemento de ácido fólico activo y yodo en una dosis suficiente durante al menos 3 meses, podremos iniciar la búsqueda, y con ello, pasaremos a tomar lo que necesitaremos durante el embarazo.

¿Por qué? porque los requerimientos de ácido fólico activo durante el embarazo son superiores a las dosis recomendadas en preconcepción: en mujeres sanas sin factores de riesgo, se recomiendan entre 600 y 800 mcg de folato, frente a los 400 mcg que recomendamos en el periodo preconceptivo. 

En mujeres con factores de riesgo, la recomendación será de 1000 mcg diarios desde el inicio de la búsqueda de embarazo.

Además, el papel preventivo del ácido fólico en defectos congénitos como los defectos del tubo neural tiene su mayor efecto durante las primeras semanas de gestación: aquellas en las que ni siquiera sabes que estás embarazada. Garantizando estas dosis desde la búsqueda activa, ganamos seguridad

Sobra decir que la suplementación prenatal es dinámica y se irá adaptando a las necesidades de la mujer durante todo el embarazo. No existe una fórmula universal para todas, y por ello es muy recomendable que acudas a una consulta preconcepcional donde podamos valorar tus necesidades específicas para poder llegar al positivo bien nutrida y con todas tus dudas resueltas.

Si estás embarazada y tienes dudas sobre tu alimentación o qué suplementos necesitas, también puedo ayudarte en mi consulta online de nutrición. Puedes pedir cita aquí.

Un saludo y hasta la próxima,

Noelia

¡Bienestar y salud en tu bandeja de entrada!

Suscríbete a mi newsletter para recibir consejos prácticos, acceder a mis nuevos artículos y ser la primera en enterarte de todas las novedades.

Selecciona sobre qué te gustaría recibir novedades:

No tendrás spam, ¡prometido! Puedes leer mi política de privacidad para obtener más información.

¡Bienestar y salud en tu bandeja de entrada!

Suscríbete a mi newsletter para recibir consejos prácticos, acceder a mis nuevos artículos y ser la primera en enterarte de todas las novedades.

Selecciona sobre qué te gustaría recibir novedades:

No tendrás spam, ¡prometido! Puedes leer mi política de privacidad para obtener más información.