Galletas gomeras a mi manera

Este fin de semana he llamado a mis abuelas y he podido recordar el olor a las galletas de mi infancia. Unas galletas de mantequilla muy típicas de la isla de la Gomera que mis abuelas siempre me guardan con cariño cada vez que voy a verlas.

En Madrid obviamente son difíciles de conseguir, así que en un intento de homenajear a mis abuelas, he replicado la receta a mi manera, con los ingredientes que tenía por casa: mantequilla, coco rallado, manzanas, almendras laminadas y canela ceylán.

Pueden ser ideales para las celebraciones navideñas o para pasar una mañana cocinando con nuestros peques, ya que son muy fáciles de hacer.

¡Espero que las disfrutéis! Yo sin duda, me he transportado a mi infancia con ellas.

Galletas de mantequilla a mi manera

Esta receta me acerca a mi infancia y a mis abuelas. Es una recreación de unas galletas típicas de la isla de la Gomera, donde me crié.
Tiempo de preparación 40 minutos
Plato dulce
Cocina canaria

Ingredientes
  

  • 80 gr mantequilla
  • 3 uds manzanas
  • 5 cs coco rallado
  • 10 cs copos de avena
  • 1 cp canela ceylan en polvo
  • 2 cs almendras laminadas

Elaboración paso a paso
 

  • Pela y pica en trozos muy pequeños las 3 manzanas y cocínalas al vapor. Yo he utilizado un estuche de vapor de Lékue
  • Pon la mantequilla en dados en un bol que puedas meter al microondas y fundela. Aprovecha para encender el horno con calor por arriba y por abajo a 170-180 grados.
  • Una vez derretida la mantequilla, añade la manzana al vapor y con ayuda de un tenedor, chafa los trozos de manzana hasta que queden bien integrados con la mantequilla
  • Añade el coco rallado, la canela y los copos de avena y remueve hasta que la mezcla quede totalmente homogénea
  • Dale forma a las galletas: prepara una bolita pequeña y luego aplánala con las manos. Ve colocándolas en una bandeja de horno con papel.
  • Cuando estén todas las galletas, añade almendras laminadas por encima y mete la bandeja en el horno a 170-180 grados durante 25 minutos aproximadamente. Vigila que las almendras no se quemen.