Alimentos y bebidas que debes evitar durante el embarazo

Con el test positivo de embarazo una de las primeras dudas que te puede surgir es: ¿qué alimentos tengo que evitar durante el embarazo?

A mi, particularmente, no me gusta hablar de alimentos prohibidos, sino de alimentos y bebidas que no son seguros durante esta etapa, bien sea por contener sustancias nocivas para el desarrollo fetal, como por ejemplo el alcohol, o por ser alimentos con potencial riesgo de transmitir patógenos, como la Listeria monocytogenes, Salmonella, Campylobacter o Toxoplasma gondii.

El consumo de alcohol durante el embarazo es un factor de riesgo que puede producir muerte fetal, aborto espontáneo, parto prematuro, retraso del crecimiento intrauterino, bajo peso al nacer y la forma más grave del Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF): el Síndrome Alcohólico Fetal (SAF).

Por lo tanto, no existe ninguna cantidad de alcohol segura durante el embarazo


Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO)

Por tanto, durante el embarazo es recomendable evitar bebidas alcohólicas, cervezas con bajo contenido en alcohol y guisos o preparaciones que lleven alcohol como ingrediente. Ante la duda, pregunta siempre si lleva alcohol, tanto en guisos, preparaciones al horno, reducciones y salsas.

Todos los vinagres se elaboran a partir de bebidas alcohólicas, como el vino y la sidra. Según el BOE-A-2012-5529, los vinagres contienen cantidades residuales de alcohol, por lo que yo animo a ser prudente y evitarlos, ya que ninguna cantidad de alcohol es segura durante el embarazo.

Por lo tanto, ya no solo te animo a optar por otro tipo de aliños seguros durante el embarazo, sino que evites: conservas que utilicen vinagre como conservante, como los escabeches y los encurtidos.

Al igual que la carne, el pescado crudo puede suponer un riesgo microbiológico para las mujeres embarazadas, por lo que te recomiendo consumir el pescado bien cocinado y evitar preparaciones en las que se sirva crudo como el sushi, el poke, sashimi o tartar, aunque esté congelado previamente.

La congelación del pescado solo nos protege frente al parásito Anisakis, pero no frente a Listeria monocytogenes. Una bacteria muy peligrosa durante el embarazo. Si bien es cierto que es poco frecuente, es la toxiinfección alimentaria que produce mayor mortalidad en Europa.

Volviendo al pescado crudo, presta atención a la hora de hacer la compra, ya que las semiconservas refrigeradas de pescado, como el salmón ahumado, los boquerones en vinagre, las sardinas marinadas o el bacalao ahumado son productos en los que el pescado se encuentra crudo.

Te doy un truco para que las identifiques: cualquier conserva de pescado que se encuentre en las neveras del supermercado entra en este grupo de semiconservas y debes evitarlas.

Noelia Chinea

Probablemente en este punto te estés preguntando si es mejor evitar el consumo de pescado durante el embarazo para reducir riesgos. Pues no, no va por ahí.

El consumo de pescados azules es beneficioso durante esta etapa, pero es importante prestar atención a cuáles consumes, ya que aquellos de gran tamaño son especies con un elevado contenido en mercurio, un metal pesado que debemos evitar durante el embarazo, la lactancia y la infancia.

La buena noticia es que son pocas especies las que debes limitar: pez espada o emperador, el atún rojo (thunnus thynnus), el tiburón (cazón, marrajo, mielgas, pintarroja y tintorera) y lucio. Aquí puedes consultar las recomendaciones de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN).

Pero no solo hay metales pesados en los pescados azules de gran tamaño. También los podemos encontrar en las algas y en cabezas de algunos crustáceos, como las gambas y los langostinos. Por ello, la AESAN desaconseja consumir la carne de las cabezas de estos crustáceos, por su elevado contenido en cadmio.

De la misma forma, te recomiendo evitar los caldos que se preparen con cabezas de crustáceos, como el fumet de gambas o langostinos. Si te apetece una paella o un arroz con marisco, utiliza un buen caldo de pescado o de verduras en su lugar.

Además de ser muy ricas en yodo, pueden almacenar metales pesados, como cadmio y mercurio. Tu suplemento prenatal ya incluye la cantidad de yodo necesaria y el consumo de algas podría comprometer tu salud tiroidea.

La kombucha es una bebida fermentada que se produce a partir del té y que se ha puesto de moda durante los últimos años. Durante el embarazo, no podemos garantizar su seguridad por dos motivos principales:

  • No está pasteurizada: por lo tanto, no es segura desde el punto de vista microbiológico.
  • Aunque no se trata de una bebida alcohólica, durante la fermentación libera pequeñas cantidades de alcohol.

El kéfir es un lácteo fermentado, parecido a un yogur natural líquido, que se produce gracias a la fermentación de levaduras y bacterias. La principal diferencia entre la fermentación de un yogur y la del kéfir, es que la primera es una fermentación láctica, y en el caso del kéfir, se trata de una fermentación lactoalcohólica.

Durante la fermentación del kéfir, se libera alcohol (puede oscilar entre el 0,5-3%). Por lo tanto, durante el embarazo, no podemos garantizar su seguridad. Durante esta etapa, serán más recomendables el resto de lácteos pasteurizados.

Dentro de este amplio grupo de alimentos, durante el embarazo te recomiendo evitar:

  • Lácteos elaborados con leche cruda. Elige siempre lácteos pasteurizados, y prioriza aquellos que no estén muy troceados, loncheados o rallados. Cuanto más "pasee" un queso por la fábrica, mayor riesgo de contaminarse con Listeria monocytogenes.
  • Quesos con cultivos de hongos, como el queso azul, el brie, cabrales, gorgonzola o roquefort.

Este grupo de alimentos pueden transmitir numerosos patógenos, como salmonella, campylobacter o listeria monocytogenes. Durante esta etapa, la carne siempre bien hecha y el embutido únicamente en preparaciones en las que podamos garantizar alcanzar más de 70ºC de forma uniforme en todo el alimento.

Aquí tienes un artículo con 5 alternativas seguras y saludables durante el embarazo.

Existen productos desinfectantes específicos para frutas, hortalizas y verduras. La utilidad de estos productos no es otra que prevenir toxiinfecciones alimentarias, como toxoplasmosis, salmonelosis y otras infecciones asociadas al consumo de alimentos contaminados).

Estos productos son seguros y recomendables durante todo el embarazo. ¡No les tengas miedo!

Por otro lado, son de especial riesgo todos los vegetales crudos previamente cortados, como las ensaladas preparadas, la fruta cortada o los zumos sin pasteurizar. Evítalos durante esta etapa.

El huevo crudo es la "casa favorita" de la Salmonella, por lo que te recomiendo consumirlo bien cocinado durante todo el embarazo, y por supuesto, durante la búsqueda activa del mismo.

Si te apetece puntualmente, puedes optar por una mayonesa elaborada con huevo cocido o por una veganesa. Si puede estar elaborada con aceite de oliva , mejor.

¿Te suena la nevera del supermercado donde puedes encontrar casi de todo?

  • sándwiches
  • patés vegetales untables (hummus, guacamole...)
  • empanadas
  • fruta cortada
  • ensaladas
  • todo tipo de platos preparados listos para su consumo.

Teniendo en cuenta todo lo que hemos visto hasta ahora, de estas neveras lo más seguro es aquello que puedas calentar a más de 70ºC durante al menos 2 minutos de forma uniforme antes de comértelo.

Espero haber resuelto tus dudas y que ahora tengas claros cuáles son los alimentos y productos que debes evitar consumir durante la búsqueda y el embarazo.

En el próximo artículo te contaré cuáles son los alimentos y bebidas que debemos limitar durante esta etapa.

Si necesitas asesoramiento profesional para disfrutar de un embarazo sano y seguro, puedo ayudarte en mi consulta online de nutrición.

¡Hasta pronto!

Noelia

¡MANTENGÁMONOS EN CONTACTO!

Suscríbete para estar al día de los nuevos artículos y descargables, así como las últimas noticias sobre alimentación y ofertas para ti 😎

Selecciona sobre qué te gustaría recibir novedades:

No tendrás spam, ¡prometido! Puedes leer mi política de privacidad para obtener más información.